En 2008, Balcones no era más que una idea impulsada por la pasión por crear algo original y auténtico, aquí mismo en el corazón de Texas.
Todo empezó en un antiguo taller de soldadura, debajo de un puente en Waco.
El año siguiente reemplazamos el techo, derribamos paredes, se colocó ladrillos, se cortaron tubos y se instalaron los Pot Still adquiridos en Portugal.
Asi empezamos con la destilería de whisky dentro de ese pintoresco edificio.
Orgulloso de lo que habíamos logrado por nuestra cuenta, comenzamos a destilar en 2009.